Blog y Recursos

Información de Interes y Consejos

¿Demando o espero que me demanden?

Hombre pensativo - CB Abogados

Este es un dilema al que nos enfrentamos día a día cuando hay confrontación entre dos o más partes; es común que en la consulta escuchemos preguntar ¿es conveniente que yo demande o espero que me demanden?

La experiencia nos ha enseñado que quien acude como demandante ante un juzgado es visto como la parte débil del conflicto personal a quien se le pueden estar vulnerando sus derechos o los derechos de sus hijos, o de parientes cercanos (circunstancia que no en todas las ocasiones es cierta) pero que, empezaría a darle una ventaja sobre la parte contraria, quien al contestar la demanda debe estar mucho más preparado para dejar sin fundamento las pretensiones del demandante.

Para conocimiento del lector y en términos muy sencillos es conveniente que esté enterado que existen herramientas de conciliación previstas para que en caso de que presienta que va a ser demandado actúe primero. Ese «actuar primero» no debe quedarse en el ámbito de la conciliación, porque si la conciliación que hizo llega a fracasar, la sugerencia es demandar inmediatamente; no espere que la contraparte aproveche y le demande a usted.

En el conflicto familiar, existen temas que no permiten el camino de la conciliación (antes de la demanda y dentro del proceso) así por ejemplo en las reclamaciones de paternidad o de impugnación de la paternidad de un hijo, no es viable la conciliación como mecanismo alternativo de solución de conflictos. De lo acabado de expresar podemos afirmar que los temas que tienen que ver con el estado civil de las personas, no es conciliable, por lo demás muchos temas del Derecho de Familia permiten ser conciliados, ya sea fuera del proceso o dentro del mismo.

Así que volviendo al tema central sobre si, debo demandar primero o esperar que me demanden, es usted quien después de la asesoría y con el conocimiento e ilustración que ha recibido de su asesor, debe decidir si demanda primero o espera que la otra persona lo haga.

Para finalizar este tema, volvemos a sugerir lo que en la mayoría de nuestros escritos manifestamos, ASESÓRESE Y ASESÓRESE DE UN PROFESIONAL IDÓNEO EN LA MATERIA, no dude en consultarnos.